Melodías obreras: las relaciones de trabajo en el sector de músicxs (Parte II)

Por Pablo Becher

UMSur: organizando la bronca colectiva (segunda parte)

En la edición anterior nos referimos al trabajo de lxs músicxs como parte de un sujeto asalariadx que reivindica sus derechos laborales. Abordamos su situación en pandemia y las diversas acciones colectivas generadas para paliar esas difíciles situaciones. En este apartado nos detendremos brevemente en la construcción sindical de UMSur y sus acciones coordinadas con otros sectores artísticos. Comenzamos con varias preguntas ¿quiénes componen este gremio y para que fue creado? ¿Qué tipo de modelo sindical sostiene y que estrategias sindicales se plantea?

UMsur es un sindicato de primer grado que se encuentra tramitando su personería gremial y que nació en 2011, aunque su fundación oficial fue el 30 de junio de 2012, en ocasión de elegir un consejero para representar a lxs trabajadorxs de la música en el Consejo Cultural Consultivo. Tanto Astor como Nicolás, integrantes del gremio, expresaron “nos dimos cuenta que necesitábamos una herramienta propia”. Luego de casi un año de trabajo en asambleas (con cursos acompañados con el TEL Taller de estudios Laborales y el abogado Guillermo Pérez Crespo) el planteo de discusión se dio sobre qué tipo de modelo de organización imaginaba poder darse. Cuenta Nicolás:

La idea de conformarnos como un sindicato de músicos ya estaba latente desde el año anterior (2011) y se realizaron numerosas reuniones, donde pasaron un centenar de compañeros a través de charlas informativas (…) UMSur se crea en esas reuniones donde empieza a debatirse cómo armar un sindicato, qué tipo de organización darnos los músicos, estudiamos los modelos preexistentes, el sindical  y el asociativismo, para definirnos como trabajadores de la cultura de la música, por esa razón se creó… y además con la idea de que otro mundo es posible… algo que excede y  que forma parte de la idea del sindicato que estamos construyendo

Astor agrega algunas cuestiones importantes de esos primeros momentos: por un lado, salirse del mero mutualismo, para plantearse como una organización gremial con un enfoque particular y abarcativo, incluyendo a precarizades y trabajadores en relación de dependencia sin registrarse,

En Argentina hay un modelo que está referenciado en la federación argentina de músicos independientes que plantean la asociación civil como una figura de promoción de la música con distintos beneficios para sus asociados… Y hay un Sindicato el Argentino de Músicos, en el cual elegimos no ser delegación sino plantear que preferimos pensarnos como un sindicato autónomo al sur de la provincia y creemos que la extensión territorial debería favorecer un modelo que plantee la federación de distintas organizaciones gremiales de cada uno de los lugares que pueda responder a sus particularidades.

A partir de la fundación de UMSUR se reincorporaron músicxs que habían tenido otras experiencias gremiales en la ciudad, como dice Astor “como una voz más en el coro de voces que integra el movimiento obrero para discutir un proyecto de país y en qué condiciones queremos vivir, más dignas y justas que las que nos quieren imponer”. Irene, trabajadora música del coro estable comenta al respecto:

La sindicalización en un sector donde se destaca esta caracterización común acerca de la falta de reconocimiento como trabajadorxs en la práctica, y donde muchas veces el trabajo se realiza de manera individual o en colectivos pequeños, circunstanciales y no existen lugares fijos de trabajo de referencia, a veces debe vencer barreras adicionales. Por ello, en el sur de la Provincia de Buenos Aires, la memoria de los viejos sindicatos de músicxs como el AMBA, la trayectoria de la Asociación Argentina de Actores y Actrices son fundamentales y también ha sido un faro para la organización de lxs músicxs en UMSur en la última década

El sindicato trabaja a través de Secretarías, previstas estatutariamente, que permiten llevar a cabo las acciones definidas en las Asambleas Generales Ordinaria y Extraordinarias. Cada militante participa en su doble rol de agente de difusión y convocatoria hacia las bases y la sociedad, y en el trabajo cotidiano de sostenimiento de las actividades necesarias para concretar esas líneas de trabajo sindical, con la asunción de compromisos y tareas específicas en el marco de cada una de ellas.

El gremio funciona con una periodicidad asamblearia directa, buscando generar referentes por espacios de trabajo y/o géneros musicales. La coordinación de todo se lleva a través de reuniones periódicas de una Secretaría Ejecutiva donde participan todas las áreas y se pone en común el trabajo en cada una de ellas, realizando el seguimiento y la articulación de las mismas.

El enfoque de lxs delegadxs es territorial y son múltiples las tareas desde las más operativas hasta las más políticas – como explica Irene- y “cada acción involucra varios de esos niveles, que se distribuyen de acuerdo a las responsabilidades previstas por estatuto y asignadas democráticamente, y a la suma permanente de compañerxs que van tomando nuevos compromisos para coadyuvar en la concreción de las mismas”.

También se plantea el trabajo en pequeños grupos, donde participan afiliadxs que estén en diferentes espacios muchas veces precarios y con organización mínima, como la Orquesta Infanto Juvenil de Miramar o la serenata municipal.

El diálogo con otras organizaciones sociales, con instituciones y órganos estatales y mixtos, como también con empresarixs, resulta vital para la organización. Para la organización gremial el empresariado bahiense no es propenso a invertir y blanquear a sus empleadxs, por eso la pelea en ese aspecto.

“La cuestión de la representación por delegadxs dentro del sindicato es un poco compleja al revestir distintas formas de empleo y distintos lugares de trabajo”, nos menciona Nicolás, licenciado en letras y músico. Existe una práctica de formación y elección de delegadxs en algunos sectores (en general los más estables como los organismos artísticos del sur) que tienen trayectoria asamblearia de discusión. Pero el caso del sector autónomo es más difícil y allí se construyen referencias por género musical. Explica Nicolás, “en ese sentido se organizan o los acercamientos se dan de distintas formas hacia ese sector generando ciclos remunerados obviamente para poder trabajar; también se realizan reuniones abiertas de trabajo en función de las distintas secretarias o varias del sindicato lo que conlleva por supuesto a acciones de organización”.

En el sindicato se conjugan estas miradas y posiciones sociales en la tensión entre el ámbito solitario y la disciplina del grupo orquestal, donde se da paso a un espacio de generación de encuentros, donde las presiones intentan dirimirse para generar emprendimientos colectivos en detrimento del individualismo y el “sálvese quien pueda”. Se intenta fortalecer lazos para generar una identidad que supere lo profesionalista, el simple “amor al trabajo” y el desencantamiento del mundo.

También es cierto que entre la gran mayoría de lxs musicxs predomina la desinformación sobre sus derechos laborales y las prácticas sindicales, y por otro lado las patronales tampoco alientan este tipo de organizaciones ni reuniones del personal, que termina siendo contratado por tiempo determinado. A eso se suma un consumo nocivo de la idea del “estrellato musical “que termina siendo un prototipo creado por la industria de los grandes medios para extraer el talento y virtuosismo de jóvenes músicxs y absorber jugosas ganancias a cambio de momentos de fama.

En cuanto al modelo sindical la mirada del sindicato es interesante, resaltándose la horizontalidad, la democracia de base y el trabajo por delegadxs. Algunas voces al respecto:

Pensamos en un modelo sindical democrático, un gremio donde la discusiones puedan darse de manera horizontal y recuperando las visiones y particularidades de los distintos trabajos, por eso sostenemos la práctica asamblearia por un lado y también algunas líneas de trabajo, por ejemplo, la política de formación que intentamos sostener con actividades en el año… Justamente, una de las estrategias más importantes de UMSUR fue la de tejer alianzas políticas con el objetivo de enfrentar colectivamente el severísimo ajuste. Se armó un comité de contingencia con organizaciones políticas, sociales, gremiales de la ciudad; una mesa de organizaciones de la cultura para los temas específicos gremiales; participamos de la CTA Bahía Blanca y siempre impulsamos espacios de diálogo con distintos actores: el consejo de la niñez, consejo cultural consultivo (…)  Otro espacio con el que siempre se hace frente común es la Asociación Argentina de Actores. Nuestras líneas son claras reclamar por derechos y concientizar con campañas de política cultural que den acceso a la cultura” (Astor)

El sindicalismo en el que creo es el que nos proporciona a lxs trabajadorxs una herramienta insuperable para la unidad y la lucha por los derechos de nuestra clase y la justicia social, procurando una sociedad igualitaria, donde los derechos de todas las personas sean respetados y ejercidos en libertad por las mismas. Por esto, para que verdaderamente sirva a tal fin, debe respetar en sus prácticas los principios de solidaridad, transparencia, compañerismo, honestidad, respeto, accesibilidad, feminismo, inclusión, no discriminación, equidad… (Irene)

Las acciones de UMSur han sido enormes y trabajadas en múltiples dimensiones. Se pueden destacar en lo interno las campañas de concientización acerca del rol del músicx como trabajadorxs, las de difusión de derechos y convocatorias, las asambleas y reuniones abiertas para trabajar áreas de actividad gremial. Por otro lado, como comenta Irene se generaron “diferentes espacios interinstitucionales con la idea de un trabajo hacia una construcción regional que permita eliminar las asimetrías territoriales en las oportunidades de desarrollo de la actividad formativa y laboral de lxs músicxs, con una generalización de las normativas logradas”. En ese sentido la reivindicación y el logro de UMSur en algunos aspectos ha sido sumamente reconocido por otras organizaciones del país, al decir de Astor “creando ordenanzas que hoy garantizan derechos como por ejemplo la ordenanza  de eventos culturales y de condiciones de financiación por el Estado municipal por parte de cualquier grupo cultural que tenga dos años de trayectoria, en cualquier ámbito barrial”. En este sentido las experiencias de UMSur nutren e inspiran a otros lugares de la región por el avance de los derechos, que se toma como un faro a seguir”, dice Marcelo, músico independiente.

En otro apartado comentábamos la importancia de la incidencia real de la remuneración mínima que se solicita a través de negociaciones con empleadores concretos. A su vez Irene nos dice algunos aspectos a destacar:

Entre las acciones se destacan a su vez la intervención para la mejorar en las condiciones laborales de lxs trabajadorxs de la música tanto en el sector privado como en el sector público, la proposición y trabajo hacia el estado municipal, provincial y nacional para la creación de políticas públicas culturales (y también generales) para defender nuestros derechos laborales y los culturales de la comunidad toda, la lucha por la equidad de género con el aporte desde nuestro sector, la articulación en un frente común de reivindicación, lucha y trabajo con el resto de las organizaciones de lxs trabajadorxs de las artes, la creación de una base de datos de música regional, la construcción de acuerdos y compromisos necesarios tanto con organizaciones vinculadas como con medios de comunicación para la difusión de la misma, como instrumento disparador para la disputa ideológica contrahegemónica para posibilitar el desarrollo cultural local y regional como defensa de una construcción identitaria genuina y propia, el impulso de un centro de jubiladxs músicxs, etc.

En este momento UMSur se encuentra impulsando el debate sobre un impuesto especial que sería exigida desde el ámbito estatal a las grandes empresas. De este modo se impulsa la implementación de esta sobretasa extraordinaria para los sectores que más se beneficiaron durante la pandemia. (Al respecto, ver Nota en Tramas ¿Y si aportan más quienes más tienen? Por una tasa extraordinaria en Bahía Blanca, por Francisco Cantamutto).

“La iniciativa apunta a generar recursos para quienes sufren las consecuencias económicas de las restricciones”, y “distribuir en función de quien paga la segunda ola teniendo en cuenta que algunas empresas han ganado mucho dinero sobre todo el sector financiero, petroquímico y portuario y hemos sido los trabajadores los que venimos bancando la crisis”, comentó Astor.

Como todo sector de trabajadorxs organizadxs, la base de las organizaciones gremiales de artistas es siempre heterogénea. En general y afortunadamente, hay un consenso en la mirada de que “nadie se salva solo”, y como dice Cecilia (cantante y profesora de Música) “hay necesidades que nos atraviesan como colectivo y no como individuos, y en eso el encuentro siempre es posible dialogar. Cada sector tiene sus particularidades, su mirada política propia, sus mecanismos internos. Lo que puede leerse es que a lo largo del tiempo, se le ha ganado terreno a lo sectorial y trascender las ramas artísticas como espacios separados.”

En la ciudad de Bahía Blanca, la existencia del Consejo Cultural Consultivo como espacio común de lxs trabajadorxs de las artes, con una construcción democrática sostenida y consistente a los largo de diez años, en la línea de generar una participación organizada y directa de lxs artistas y trabajadorxs del Instituto Cultural municipal en el diseño de las políticas públicas culturales de la ciudad, ha permitido el intercambio de visiones en debates y el arribo a resoluciones de consenso entre las diferentes miradas. Su trabajo democrático y asambleario ha sido un espacio de propuestas interesantes y que se han plantado frente a las políticas de ajuste. Como dice Irene: “tal vez las mayores dificultades, se encuentran en vencer el posibilismo en que nos sume la contemporaneidad. Por eso desde nuestra asociación gremial siempre ha sido un lema el ‘correr el límite de lo posible’, procurando lo justo”.

Política y cultura: dos aspectos enfrentados en nuestra ciudad

En la ciudad de Bahía Blanca, la desprotección y el desguace cultural no es algo nuevo. Si la pandemia vino a desmantelar lo poco que quedaba, la continuidad de políticas regresivas en este ámbito sólo puede entenderse como una falta de comprensión de lo que significa el trabajo artístico.

Las políticas culturales, imprescindibles para la producción, fomento y democratización de la cultura como derecho, han descuidado desde la gestión de Cambiemos (2015- 2021) (primero con Ricardo Margo y luego con Morena Rosello, directorxs del Instituto Cutlural) al primer eslabón de la cadena de producción cultural: lxs artistas en tanto trabajadorxs de la cultura. Nunca se plantearon poner en el centro del debate la regulación del trabajo artístico y una mejor distribución monetaria, federal y de género de la industria cultural.

Marcela (integrante de la orquesta sinfónica de Bahía Blanca) explica:

En este trabajo venimos sufriendo desde la gestión de Cambiemos un gran recorte presupuestario y un vaciamiento de los organismos artísticos…en nuestro caso la orquesta quedo diezmada, quedó sin muchas vacantes sin poder cubrir… a partir de esto los organismos artísticos hicimos innumerables cantidad de movilizaciones, audiencias públicas conferencias de prensa pedidos de banca 25 en el CD, planeamos nuestra situación y algunas cosas se fueron paleando (…) a partir de la pandemia, ya veníamos en picada con muchos problemas de funcionamiento…una de las causas fue que a partir de cerrar el teatro nos desalojaron abruptamente y violentamente de nuestro lugar de funcionamiento.

La concepción del trabajo en los barrios para Cambiemos, desde su punto de vista degradante y con una visión clientelar, y los programas destinados a niñes y jóvenes en términos de trabajos artísticos totalmente desintegrados por la cantidad de personas que asistían nos permiten entender que la concepción del acceso a los derechos culturales se debe mantener jerarquizada y diferenciada entre ricos y pobres, entre pudientes y vulnerables (Ver al respecto, Nota de FM De la Calle). La cultura periférica que nace de los barrios para la sociedad, para ciertos integrantes del gabinete municipal es una subcultura invisibilizada, inexistente, estigmatizada. Los talleres municipales y las agrupaciones de murgas y orquestas barriales fueron notablemente afectados, con maltrato incluido, precarización, mal pagas y en algunos casos con despidos (caso caballo de troya).

Charlamos con uno de los referentes de la Orquesta Infanto Juvenil del barrio Mirarar que fue cerrada durante tres años y, gracias a la lucha de la comunidad y de lxs trabajadores de la música, logró reabrirse. Albín nos comenta:

La principal característica del trabajo en la Orquesta Miramar es ofrecer a los estudiantes las posibilidades de inversión positiva de su tiempo libre utilizando la música como catalizador. Antes de la pandemia ya veníamos enfrentando muchas dificultades impuestas por la Municipalidad (Administración de Ricardo Margo y Morena Rosello): precarización laboral, no acceso a los instrumentos musicales para los estudiantes; no obtención de respuestas para las dotaciones de materiales e insumos necesarios para la orquesta.  Ya en pandemia, fuimos los docentes los que logramos mantener las clases con los estudiantes por medio de videoconferencias con nuestros propios recursos: equipos de computación (100% de los docentes tuvimos que comprar equipos nuevos pues los que teníamos no resistían las plataformas web tales como Zoom o Google Meet. Los principales problemas de los estudiantes fueron la conectividad y también la deserción debido al estrés y agotamiento que les significó estar constantemente en videoconferencias. (…) Hoy nuestra principal demanda es que los trabajadores de la orquesta sean regularizados, ya no trimestralmente o como prestación laboral ,sin vacaciones ni garantías sociales… Sin la organización gremial, habríamos sido barridos por las intransigencias de las autoridades municipales. Sin la unidad de nuestra agrupación gremial, habría sido más costoso alcanzar ciertos objetivos.

Ni musas ni ángeles divinas: trabajadoras de la música

Un dato no menor de la realidad de lxs trabajadorxs de la música es su alto componente femenino. El trabajo cultural se ha ido feminizando, a la par del reconocimiento de las posibilidad de las mujeres como trabajadoras y se nutre en la actualidad de mujeres creativas, altamente formadas pero en condiciones de precarización que deben continuar con la realización de ciertos roles asignados (o resignados) de cuidado y atención social a las personas dependientes.

Es común que las mujeres tengan más dificultades de acceso al mundo artístico, tengan peor paga en relación a los varones y que pese sobre ellas el clásico estereotipo machirulo de que resultan frágiles en el escenario. A su vez, las músicas afrontan otros problemas de discriminación, de menores ofertas laborales o el maltrato (no siempre disimulado) dentro de las bandas (donde continúan algunos mandatos patriarcales de macho alfa incluidos).

Marcela, música e integrante de UMSur actualmente se encuentra en la Secretaría de Género dentro la organización. Según ella como: practica a sostener está la dignificación  de los efectores y actrices culturales, es necesario que seamos consideradxs trabajadorxs y que haya políticas acordes para sostener ese trabajo. “

La secretaria hace dos años que está armándose… la agenda es inmensa, hemos hecho muchos diagnósticos acerca de la problemática de la música  y las mujeres, del acceso desde que nacen hasta que pasen la educación y a través de los roles asignados a las mujeres, y especialmente en pandemia han sido las mujeres las más afectadas porque los roles de cuidado en aislamiento sabemos mayormente ha quedado en los hombros y las manos de las mujeres… el acceso en el trabajo a la música está más dificultado para las mujeres, nosotras estamos teniendo un acercamiento a la municipalidad para articular políticas de genero dentro del instituto cultural, estamos contentas por eso….buscamos igualdad de género y también para las diversidades es una gran agenda que nos ocupa…es mucha la problemática pero creo que los principal es una toma de conciencia para lograr cambios desde lo cultural y la música, y la posibilidad de que las mujeres suban a los escenarios con la mayor igualdad posible… hay que conseguir un cambio cultural, lejos de machismo y las violencias como sabemos que estamos en la sociedad patriarcal en la cual vivimos

Es imprescindible para el gremio el uso del lenguaje inclusivo y seguir trabajando por acciones específicas que tiendan a la equidad en las oportunidades de mujeres e identidades diversas en la música.

Palabras finales

La posibilidad de pensar un sindicalismo con prácticas distintas, democráticas, desde la base, que sepan que estrategias tomar en cada coyuntura, que ayuden a la concientización del sector y sean instancias de formación y ejecución de derechos es sin duda uno de los factores de crecimiento de UMSur. Ante una realidad difícil sus acciones y discursos siempre fueron coherentes con la idea básica de reclamar por derechos pero también de constituir una herramienta política que dignifique la profesión y genera más transformación en esta sociedad injusta.

Cuando los resortes que sostienen la rueda del sentido común comiencen a ceder a partir de la lucha colectiva, es posible que se rompa el imaginario común que asocia el arte con un simple goce estético y pueda comprenderse la necesidad de valorizar el trabajo de lxs músicxs y artistas en general.

Un comentario

  1. […] En su Parte II profundiza en la historia y construcción de la Unión de Músic♪s del Sur, habla de sus objetivos y su política como asociación gremial, y de “la posibilidad de pensar un sindicalismo con prácticas distintas, democráticas, desde la base (…) instancias de formación y ejecución de derechos” […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s